Sopa de miso con tempeh y seta shiitake

Hidratar y depurar nuestro cuerpo es importante a lo largo de todo el año, también en las épocas de frío, pero en otoño e invierno puede que no nos apetezca tanto como cuando hacer calor tomar alimentos crudos o grandes cantidades de frutar. No tenemos que preocuparnos ya que también podemos depurar nuestro organismo con alimentos calientes que combatan, además, las bajas temperaturas. Las sopas son nuestras grandes aliadas para estos casos.

En las épocas de frío, las bajas temperaturas nos exponen a enfermedades típicas de la temporadas así que tenemos que depurarnos pero sin debilitarnos, razón por la cual es muy recomendable incorporar a nuestros platos alimentos que refuercen nuestro sistema inmunológico.

La receta que presentamos cumple a la perfección con los puntos clave que acabamos de mencionar: una deliciosa sopa de miso que contiene ingredientes que limpian, depuran y desintoxican el organismo a la vez que lo fortalecen y nutren. ¡Además es muy fácil y rápida de preparar, perfecta para cualquier cena entre semana si no disponemos de mucho tiempo entre fogones!

¿Cuáles son los ingredientes clave de esta sopa?

Por un lado encontraremos tempeh, un alimento originario de Indonesia. El tempeh es el grano de soja fermentado, alimento muy saludable y poco procesado, excelente alternativa al tofu, de textura firme y sabor intenso.

En esta sopa incluiremos también alga wakame, que aportará un alto contenido en ácido algínico, útil para la eliminación de metales pesados y radioactivos, toxinas y grasas del organismo. La wakame destaca por eliminar la nicotina del organismo y deshacer coágulos sanguíneos.

Además es rica en clorofila, que le otorga un gran poder depurativo y antioxidante (combate el efecto de los radicales libres en el organismo). Es una buena fuente de fibra soluble, recomendable en dietas para bajar el colesterol y para adelgazar (también porque actúa contra la retención de líquidos por su contenido en potasio).

Esta alga es también remineralizante, alcalinizante y vigorizante gracias a su alta concentración de minerales como calcio, magnesio, hierro potasio, sodio, yodo y otros oligoelementos. Eso sí, tenemos que tener cuidado en caso de hipertensión por su alto contenido en sodio.

Tampoco está recomendada en casos de hipertiroidismo por su alto contenido en yodo, que acelera el metabolismo, pero sí para hipotiroidismo. De todas maneras, es importante consultar con el endocrino si seguimos un tratamiento médico para regular la tiroxina en hipotiroidismo.

Otro ingrediente estrella de nuestra sopa de hoy serán las setas terapéuticas shiitake, utilizadas desde hace siglos en la medicina oriental, donde se considera que es el hongo de la “larga vida”.

La seta shiitake fortalece sistema inmune gracias a su contenido en lentinano, que estimula los linfocitos T. Además es antioxidante, ya que contiene la enzima superóxido-dismutasa,  tienen un efecto hipocolesterolemiante, por su contenido en eritadenina, y es inductora del interferón, que tiene un efecto antitumoral y antiviral.

Por el contrario, está contraindicadas en patologías del sistema renal, especialmente en litiasis renal (piedras en el riñón).

Y como hemos avanzado ya, el miso no puede faltar en esta sopa. Es un alimento fermentado que favorece la digestión y repobla la flora intestinal, una gran fde minerales, revitalizante que ayuda a limpiar el organismo de metales pesados y radiaciones, ideal para tratamientos oncológicos.

Eso sí, es importante que el miso sea sin pasteurizar para que las enzimas se mantengan vivas y mantenga todas sus propiedades.

Completamos la lista de ingredientes estrella con el caldo natural de alcachofa Aneto, depurativo, diurético y remineralizante.

Sopa de miso con tempeh y seta shiitake

Ingredientes (para 4 personas)

1 brick de caldo Aneto de alcachofa
1 paquete de tempeh
1 cucharada sopera de alga wakame deshidratada
1 puerro pequeño
5 setas shiitake (frescas o secas)
3 cucharadas soperas de salsa de soja
1 cucharada sopera rasa de miso al gusto
1 cucharadita de gomasio

Preparación

  1. En una olla poner a calentar a fuego suave el caldo natural de alcachofa Aneto + las algas wakame deshidratadas + salsa de soja + las setas shiitake troceadas (si las usamos deshidratadas, remojarlas al menos durante un par de horas en agua caliente).
  2. Mientras se calienta el caldo:
    – Cortar el tempeh en dados de aproximadamente 1 cm.
    – Limpiar y quitar la primera capa del puerro y cortarlo en rodajitas finas utilizando también la parte verde que sea comestible.
    – Cuando el caldo empiece a hervir, bajamos un poco el fuego y añadimos el tempeh y la mitad del puerro troceado, reservamos unas rodajitas para añadirlas al final. Cocinar todo durante 5 minutos.
  3. Apagar el fuego y dejar que el caldo se enfríe un poco, hasta que podamos probarlo sin quemarnos. Añadir entonces el miso diluyéndolo bien (de esta manera las enzimas no se morirán al entrar en contacto con el caldo demasiado caliente)
  4. Al servir añadir las rodajitas de puerro fresco y espolvorear el gomasio.

TAGS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *