Hummus de lentejas germinadas

¿Por qué hacer un hummus de lentejas germinadas cuando podemos hacerlo con lentejas cocinadas? Es muy probable que te lo estés preguntando. Cierto que podemos hacerlo con lentejas cocinadas y resultaría un hummus seguramente delicioso, ¡pero no es lo mismo a nivel nutricional!

Los germinados son los alimentos más poderosos que tenemos a nuestro alcance.

¡Estos sí que son súper alimentos! Son siempre frescos, bien germinados se encuentran en su pico nutricional, proporcionándonos infinidad de nutrientes y enzimas de fácil asimilación. Además, al ser un alimento vivo, nuestro cuerpo lo asimila fácilmente, sin ningún tipo de dificultad ni derroche energético.

Los germinados están predigeridos. ¿Y qué significa esto? Sus grasas han sido transformadas en ácidos grasos, sus proteínas, en aminoácidos y sus carbohidratos, en azúcares simples, lo que hace que nuestro cuerpo acceda a los nutrientes sin mayor dificultad.

Además, mediante la germinación las vitaminas y minerales se incrementan a cifras tan impresionantes como un 600% (por ejemplo, las lentejas sin germinar no tienen vitamina C; sin embargo, germinadas son una de las mejores fuentes de esta vitamina).

Por otro lado, los granos son de naturaleza acidificante, sin embargo, al germinarlos se tornan alcalinos.

Todos los germinados son grandes desintoxicantes y revitalizantes. Comer un puñado de germinado de brócoli, por ejemplo, equivale a comer varios kilos de esta verdura en crudo.

Llas lentejas germinadas son proteínas de primerísima calidad (de fácil asimilación) son una gran fuente de hierro (tienen más hierro que en su versión cocinada) y además traen consigo grandes dosis de vitamina C, lo que hace que el hierro que aportan sea asimilado por nuestro organismo.

Eso sí, hay dos cosas que tenemos que tener en cuenta con los germinados de lentejas, para evitar errores:

  • Su punto óptimo de germinación es antes de que salgan las hojas, cuando el tallo tiene el tamaño de la propia lenteja o un poco más. No debemos germinarlas más ya que en este punto tienen su punto máximo de nutrición
  • Siempre las tenemos que triturar para consumirlas ya que, aún germinadas, son de difícil digestión. Así que lo mejor es que las utilicemos en un paté como este o añadiendo 1 o 2 C a nuestros batidos verdes (siempre que no tengan frutas muy dulces como el plátano, piña, pera, melocotón…)

Receta

Cantidad: unos 250 g
Tiempo: 2 a 3 días de germinación + 10 minutos preparación
Utensilios: batidora
Conservación: 5 días en nevera

Ingredientes:
cucharada sopera de aceite de oliva
2 T de lentejas germinadas
3 C de zumo de limón
3/4 T de semillas de girasol activadas (puestas a remojo 8 horas)
1’5 c de comino en polvo
1/2 c de curri
1/3 T de leche de almendra casera
1/4 c de sal de himalaya

Preparación:

1. Pon una taza de lentejas en remojo de 8 a 12 horas.

2. Pasado ese tiempo, ponlas en un colador, lávalas bajo el grifo y deja escurriendo en el mismo colador, sobre un cuenco que recoja el agua.

Las lentejas necesitarán entre 2 y 3 días de germinación (dependiendo del riego y la temperatura ambiente. Todo lo que tienes que hacer es regarlas bajo el grifo 3 veces al día.

Estarán listas cuando el tallo sea del tamaño de la lenteja, o como mucho lo doble. Llegado a este punto, si no las vas a utilizar en el momento, guárdalas en un tupper en la nevera, para frenar el crecimiento.

3. Cuando vayas a hacer el hummus, pon dos tazas de las lentejas en la batidora, añade el resto de ingredientes y tritura hasta obtener una pasta cremosa y sin grumos. Lo más recomendable es que vayas añadiendo poco a poco con las especias, para poder ajustarlas a tu gusto. Si quieres, también puedes añadir 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva virgen al triturar, esto le dará más cremosidad y textura sedosa. A nivel absorción y densidad calórica es mejor sin el aceite añadido, cosa a tener en cuenta si estás llevado una alimentación depurativa.

4. Sirve añadiendo un poco de pimentón o chili en polvo, aceite de oliva y tomillo fresco.

Acompaña con crudités de zanahoria, pepino, pimiento rojo o calabacín.

TAGS:

Comment

  1. Agnese dice:

    Increible! Me encantado esta receta y ademas fue mi primera experiencia con germinados! Muchas gracias por compartir!

  2. Paz dice:

    Hola, ¿me puedes decir alguna alternativa a la leche de almendras?¿ podría ser de avena o de arroz?, muchas gracias

    1. Alba dice:

      Hola Paz! Puedes utilizar bebida de avena o de arroz sin problemas. El sabor cambiará ligeramente pero eso depende del gusto de cada uno 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *