Consomé de shiitake y spaghetti de mar

Las setas son unos de los alimentos más beneficiosos para la salud por diferentes motivos. De hecho, todas las setas pueden considerarse medicinales ya que contienen una serie de de nutrientes beneficiosos para la salud.

Destacan sus propiedades antibióticas naturales. De hecho, la penicilina se sintetizó a partir de uno de sus componentes —penicillium notatum— que se encuentra tanto en las comunes setas comestibles como en las venenosas.

En general, las setas pueden considerarse alimentos medicinales. Desde este punto de vista, destacan tres setas utilizadas tradicionalmente en oriente por sus propiedades curativas y well–aging mucho más potentes que el resto de setas. Son setas como el maitake, el reishi y el shiitake que, según investigaciones recientes, han demostrado gran eficiencia en el tratamiento de enfermedades degenerativas e inflamatorias —cáncer, colesterol elevado, diabetes, hipertensión, fatiga crónica, artritis, asma—.

Los siguientes principios well-aging son los responsables del poder curativo de las setas. Contienen:

  • polisacáridos del tipo beta glucanos, que estimulan los procesos del organismo para reforzar las capacidades naturales del sistema inmune ante elementos extraños, células tumorales o infectadas por virus y capaces de destruir i colaborar en la formación de nuevas enfermedades.
  • tripertenos que ayudan a mejorar la circulación y disminuyen la presión arterial
  •  antihistamínicos que ayudan a disminuir las alergias y reducen la inflamación que éstas producen en el organismo.

Algunos usos de las setas comestibles como terapia preventiva y curativa incluyen: la curación del cáncer, la estimulación del sistema inmune, la fluidificación de la sangre y protección de las arterias mejorando la circulación de la sangre y previniendo enfermedades circulatorias como los ataques cardíacos, las taquicardias, la aterosclerosis, las apoplejías.

Las setas contienen potasio, fósforo, selenio, cobre, hierro, calcio, sodio, magnesio, manganeso, silicio, azufre, vitaminas del grupo B.

Pero realmente las setas, en general, destacan por su contenido en minerales y vitaminas. Contienen potasio, fósforo, selenio, cobre, hierro, calcio, sodio, magnesio, manganeso, silicio, azufre, vitaminas del grupo B. Son alimentos poderosos de los que no necesitamos comer mucho para beneficiarnos, pero sí incluirlos a menudo.

A la hora de prepararlas en crudo, conviene como mínimo macerarlas unos 30 minutos —dependiendo de la variedad hasta algunas horas— en algún aliño o zumo de limón, para facilitar su digestión, ya que contienen sustancias difíciles de gestionar por nuestro sistema digestivo, como la quitina, una proteína que forma las paredes de los hongos y que también se encuentra en la formación de los esqueletos de los insectos, crustáceos y arácnidos. Nuestro aparato digestivo no puede digerir ni  transformar la quitina, la debe eliminar; así que si se consume en grandes cantidades corremos el riesgo de caer en digestiones pesadas, hinchazón y flatulencias e incluso en estados de saturación de los órganos emuntorios.

Un método que facilita mucho su digestión y las vitaliza es la fermentación. Para fermentarlas, podemos utilizar un método tan sencillo como sumergir unas cuantas setas frescas de nuestra elección que hayamos limpiado con un cepillito para setas o un puñado de setas deshidratadas —en la receta se utilizan shiitakes deshidratados— en una solución de agua al 50% de agua de mar y el 50% de agua filtrada. Colocamos esta mezcla en un bote de vidrio para conservas y dejamos un espacio vacío de ¼ más o menos del recipiente y colocamos en un lugar cálido en la cocina donde no reciba la luz directa del sol. También podemos utilizar una yogurtera para mejores resultados de fermentación o una fermentadora.

Así de fácil puede ser preparar el más medicinal de los consomés, que podemos vitalizar con otros alimentos poderosos como algas, flores, brotes, verduras, flores de temporada. Te dejo una receta bien sencilla y deliciosa para que puedas beneficiarte de los principios más poderosos de los alimentos vegetales.

Consomé de shiitake y spaghetti de mar rico en probióticos

Ingredientes (para 2 personas)

250 ml de agua de mar
250 ml de agua filtrada
10 shiitake deshidratados
15 g de spaghetti de mar (o alga dulse o algas para la ensalada deshidratadas), no hace falta remojar
2 C de levadura nutricional
1 limón, el zumo
2 C de aceite de oliva
Floretes de romanescu o brócoli al gusto
Brotes de temporada al gusto
3 ó 4 rodajitas de chile fresco
Pétalos de flores al gusto, según temporada (en la foto se han utilizado claveles mini)

Preparación

  1. Colocar las setas en un bote de vidrio para conservas y cubrir con el agua de mar y el agua filtrada.
  2. Cerrar con su tapa el bote de vidrio y dejar fermentar durante tres días en un lugar cálido y tranquilo en la cocina que no reciba la luz directa del sol o bien utilizando una fermentadora.
  3. Una vez fermentadas las setas, servir en dos platos la levadura nutricional y las algas.
  4. Regar con el zumo de limón, añadir el agua de la fermentación y las setas troceadas.
  5. Dejar que las algas se hidraten con esta mezcla unos cinco minutos.
  6. Decorar con el resto de ingredientes y servir.

Sencilla y deliciosa, ésta es una receta no sólo para cuidarte y disfrutar, sino también para sorprender sin necesidad de pasar horas en la cocina.

La autora de la receta

Consol Rodríguez
Formadora de cocina crudivegana y alimentación viva,
autora del libro Raw Food Anti-aging y del blog Kijimuna’s Kitchen

TAGS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *