El triángulo de la salud, pautas para mantenerse sano.

Categoría: ,

El conjunto del cuerpo físico, del cuerpo emocional y del cuerpo mental representan en muchas filosofías y doctrinas el vehículo del alma.

El alma necesita de su vehículo para poder desplazare por esta tierra. Al igual que los vehículos normales, nuestros cuerpos necesitan mantenimiento, limpieza de filtros y un buen combustible para sacar un mejor rendimiento.

Para alcanzar el propósito de vida, la satisfacción personal y la perfección se necesita una mente tranquila y concentrada. Resulta difícil controlar la mente puesto que se encuentra en gran medida bajo el control del cuerpo físico. Si disciplinamos primero el cuerpo físico, la mente y las emociones serán mas fáciles de controlar.

El triángulo de la salud: la dieta

La dieta desempeña un papel importante en este proceso y representa el primer vértice del triangulo de la salud. Una dieta correcta es rica en vegetales y frutas frescas, pobre en carnes y grasas saturadas. Se compone de alimentos orgánicos y naturales que estimulan la salud y la vitalidad. La comidas copiosas que incluyen muchos alimentos de diferente naturaleza mezclados entre ellos son indigestos y producen una bajada del prana (energía vital). La dieta sencilla es la adecuada y representa el mejor carburante para nuestro vehículo, el cuerpo. Ayunar un mínimo de dos veces al año es buena practica ya que nuestro filtros (hígado, riñón y pulmón) no peden ser sustituidos, solo pueden ser limpiados, el ayuno permite eliminar toxinas y darle un descanso a los órganos internos.

El triángulo de la salud: el ejercicio

Cuando se haya controlado la alimentación es necesario introducir unas rutina de entrenamientos, siendo el ejercicio el segundo vértice del triangulo de la salud. Es importante distribuirlos en la semana para entrenar de igual manera el ejercicio cardio-vascular, la flexibilidad y la fuerza. Hacer ejercicio actúa como lubricante para nuestro vehículo ya que mejora la circulación sanguínea y la flexibilidad muscular, ayuda a que las articulaciones, los músculos y todo el resto del cuerpo funcionen correctamente. A la vez hacer ejercicio ayuda a depurar ya que con el sudor expulsamos gran cantidades de toxinas.

El triángulo de la salud: el control del estrés

Las personas que ya hayan introducido en su vida unos hábitos saludables que incluyen una dieta sana con unas pautas depurativas y unas rutinas de ejercicios equilibrados tendrán que empezar a cuidar su mente, siendo el control de estrés el tercer vértice del triangulo de la salud. 

Distinguimos dos tipos de estrés: el mental y el emocional.Para controlar el estrés es necesario aprender a respirar ya que la respiración profunda ayuda el cuerpo a conectar con el plexo solar que es el lugar donde almacenamos la energía. Algunas técnicas de yoga como el pranayama pueden ayudar en este sentido, el pranayama produce una fuerte subida de energía y de calor, oxigena las células y alcaliniza el cuerpo conduciendo al rejuvenecimiento de los tejidos.

La respiración es el fundamento de la relajación, hay muchas maneras de relajarse, algunos ejemplos son las visualizaciones, las meditaciones, la practica de mindfulness y el yoga. Todas estas practicas coinciden en que su fundamento es la respiración. Cuando la mente y el cuerpo están agotados sus eficacia disminuye, hay que recurrir a la relajación para recuperar naturalmente la vitalidad.

Si quieres asesoramiento privado para mejorar tu estilo de vida en base al triángulo de la salud, reserva una consulta de naturopatía con Lara. Puedes hacer una per-consulta gratuita en el 93 453 15 73.

La autora

Lara de Gregorio

Naturopata y coach nutricional, cursó un Máster en Nutrición y Alimentación y se especializó en Dietoterapia Natural y Nutrición Deportiva.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *