Qué criterios seguir para elegir helados saludables este verano

Categoría: ,

¿Por que evitar los helados industriales?

La mayor parte de los helados del mercado están cargados de ingredientes poco saludables, empezando por la gran cantidad de azúcar y grasas saturadas y acabando por todos los aditivos artificiales: colorantes, conservantes, emulgentes, aromas, etc.

Si tenemos en cuenta que los grandes consumidores de helados suelen ser los más pequeños de la casa, deberíamos ser más conscientes de la realidad de estos dulces aparentemente inocentes. La buena noticia es que, con un poco de conocimiento y voluntad, podemos disfrutar de los helados no sólo evitando todas esas sustancias poco saludables, sino aportando a través de ellos nutrientes necesarios para la salud.

 

El azúcar en los helados

Es el ingrediente que más abunda en los helados industriales y ¡ojo! también en los artesanos. Ir a una heladería, por muy tradicional que sea, no significa consumir helados saludables.

El azúcar refinada es un elemento indispensable para este tipo de producto ya que, de entrada, gusta mucho a pequeños y mayores, crea adicción y una falsa sensación de euforia y felicidad momentánea. Estos factores multiplican la posibilidad de repetición de compra, así que no es de extrañar que cada vez se incorporen más azúcares en sus diferentes modalidades a los helados. Eso sin contar que es un ingrediente barato, que favorece la cremosidad del helado y que también está muy presente en las galletas y barquillos.

Los helados verdaderamente saludables no incorporan azúcar en su composición. Utilizan endulzases naturales como la propia fruta o agaves, azúcar de coco, etc.  También se elaboran helados a partir de bebidas vegetales como la de arroz que endulza de forma natural, sin hacer necesaria la incorporación de azúcar o minimizando su uso y siempre eligiendo la fuente de mejor calidad posible.

La grasa en los helados

Otro de los ingredientes principales de los helados es la grasa. Se utilizan sobre todo grasas vegetales tipo palma, natas, leches, … En la mayoría de los casos de muy mala calidad para abaratar costes. Estas grasas saturadas son las que provocan desequilibrios en el colesterol o las que se acumulan poco a poco en zonas donde no deberían, como las arterias o los órganos. Al ver un niño, podemos pensar que este tipo de productos no les afecta, ya que el cuerpo está todavía limpio, casi “recién estrenado” pero poco a poco estamos entorpeciendo las funciones del organismo, haciendo que no funcione de forma óptima desde los primeros años de vida.

Las grasas, como pasa con el azúcar, son baratas y permiten conseguir la textura cremosa que tanto “engancha” y gusta desde la infancia. Los helados saludables, además de elegir productos de origen ecológico, utilizan grasas mucho más adecuadas, como la de coco, las leches y cremas vegetales, de semillas o de frutos secos.

Los aditivos de los helados

Para hacerlos bien atractivos, los helados están cargados de aditivos artificiales: aromas, colorantes, estabilizadores, etc. Una larga lista de sustancias vacías de nutrientes que afectan a las principales funciones del cuerpo: cargan los órganos de depuración como el hígado, los riñones, los pulmones o la piel y afectan a otros sistemas como el cardiovascular o el nervioso.

Muchas veces es la costumbre la que nos hace pensar que un helado no es un helado si no se parece a lo que llevamos comiendo  toda la vida, pero la realidad es que si le damos una oportunidad a las alternativas más saludables, nos sorprenderemos.

La mejor solución: hazlo tú mismo

Sorprendentemente, hacer helados saludables en casa es mucho más fácil de lo que piensas. No necesitas ni heladera, ni utensilios extraños ni ingredientes que no tengas normalmente en tu nevera.

Además de esta fantástica receta de lolly pops de Sílvia Riolobos, o estos sorbetes de melocotón de Lala Kitchen, te dejamos esta video receta sencillísima para que te estrenes en el arte de los helados caseros y sanos.

Helado de plátano y fresa

Los 6 mandamientos para elegir un buen helado

  1. Lee las etiquetas. Que no te den gato por liebre, los helados “light”, sin azúcar, bajos en grasa o sin calorías no son sinónimo de salud. Por eso lee siempre los ingredientes y elige los helados que contengan productos naturales. Es muy fácil, si hay más de 2 ingredientes que no sabes identificar como “comestibles”, mejor no lo compres.
  2. Busca helados sin azúcar añadido, elaborados a partir de ingredientes que contienen azúcares de forma natural en su composición. Los sorbetes son una buena opción ya que se elaboran a partir de fruta y agua.
  3. Si te apetece un helado más festivo, hecho a partir de nata o de chocolate, intenta encontrar uno que contenga endulzases más saludables, eso quiere decir sin azúcar refinada, ni jarabe de glucosa invertido, etc. Ten en cuenta la composición del chocolate de cobertura, a veces los ingredientes poco saludables se esconden ahí.
  4. Respecto a las grasas saturadas, cada vez existen más helados en el mercado elaborados con leche de coco o de otras leches vegetales que además los endulzan naturalmente. Siempre es mejor encontrar helados veganos, sin grasas de origen animal, que son saturadas. Si la grasa vegetal es de origen ecológico y el helado ha sido elaborado de forma tradicional, no está mal darse este tipo de caprichos de vez en cuando.
  5. Menos es más. Cuanto menos ingredientes contenga nuestro helado, más adecuado para el organismo. Puedes comparar la cantidad de ingredientes que contienen los helados industriales (la mitad de los cuales no sabemos ni qué son) y los ecológicos y saludables.
  6. Más vale prevenir que curar. Aunque sean más difíciles de encontrar, vale la pena poner conciencia y elegir helados de buena calidad, tanto para uno mismo como para los más pequeños. Tener una pequeña despensa de helados saludables en el congelador puede hacer que no fallemos cuando nos apetezca uno y queramos correr a comprar uno en la tienda de la esquina.

En Bio Space encontrarás una amplia gama de helados saludables para que darte un capricho refrescante signifique sumarle a tu salud.

Ven a nuestra tienda de la calle Valencia nº 186 (Barcelona) y conoce toda la gama de helados ecológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *