Suplementación para el cambio de estación

Categoría: ,

Estamos en pleno cambio de estación. Se siente en la temperatura y el cambio de luz, pero también se siente por dentro.  Esta transición es una de las más intensas para nosotros, es un periodo de reajuste, de centrarnos para volver a empezar: volvemos al trabajo, a la escuela, nos apuntamos a nuevas actividades, nos planteamos buenos propósitos,… No sólo con el objetivo de cumplirlos, sino también para alimentar nuestra esperanza y motivarnos ante una época en la que las obligaciones pueden afectar a nuestro estado de ánimo.

Aunque estés acostumbrado a cuidarte, comer bien y hacer ejercicio puede no ser suficiente para salir airoso del cambio de estación. La suplementación natural puede ser la ayuda que te permita disfrutar de la nueva temporada. Las medidas que tomemos ahora influirán en nuestra salud durante los meses más fríos.

Entendiendo el cambio de estación de forma holística

Según la Medicina Tradicional China (MTC), la época que comprende el final del verano se relaciona con el elemento Tierra, con el color amarillo, con el clima húmedo y con el órgano bazo.  El bazo es el encargado de producir energía a través de los alimentos y transportarla a todo el organismo.

“El Bazo pertenece al movimiento Tierra, irriga todo el organismo como la Tierra da vida a miles de cosas y a miles de seres” (Shu Wen).

Más allá de su función fisiológica, el bazo se relaciona con la reflexión. Un bazo contraído y cargado se relaciona con una mente agotada y estresada, también con pensamientos recurrentes, lo que comúnmente  llamamos “disco rallado”. Un bazo sano proporciona una una energía mental equilibrada.

Algunos apuntes sobre la dieta de transición hacia el otoño

De forma natural cambiamos nuestra dieta: nos apetecen platos más cálidos, que nos proporcionan otro tipo de energía más estable y centrada pero sin contraernos o tensarnos demasiado.

Esta nueva temporada nos trae alimentos  del color típico de finales del verano, el amarillo y el anaranjado: calabazas, boniatos, castañas… Estos alimentos representan muy bien la energía del verano tardío, aportan fuerza y calor y su dulzor produce un efecto de bienestar y relajación.

Otros alimentos que equilibran el bazo (y también otros órganos asociados como estómago y páncreas) son las verduras redondas como coles, coliflor, brécol, remolacha, cebolla o coles de Bruselas, las legumbres y cereales integrales como el mijo, arroz integral, avena y quinoa.

Suplementación para la inmunidad

Además de las indicaciones de la MTC, una de las claves para mantener la salud en esta época es el cuidado intestinal. Esto tiene sentido, ya que el 80% del sistema inmune se encuentra ahí.

Los probiótocos equilibran el ecosistema de la flora intestinal y, en consecuencia, haciéndonos más resistentes.  El ajo es también un complemento perfecto para fortalecernos en esta época del año.

Pero no hay que olvidar que al intestino se le llama el “segundo cerebro”. Las bacterias del intestino son capaces de modificar la producción de neurotransmisores, así que una buena salud intestinal puede resolver o mejorar diferentes trastornos tanto de comportamiento, de aprendizaje o emocionales, sobretodo en este último caso, las depresiones relacionadas con esta época del año.

Si no hemos podido evitar el resfriado, lo ideal es dejar que siga su curso, descansar tanto como nos sea posible y tratarlo con productos naturales como la equinacea, el propóleo y la vitamina C.

Suplementación para la astenia estacional

El 6% de la población se ve afectada por el cambio de estación. Esto es debido a los cambios de luz que afectan a hormonas como la melatonina (reguladora, entre otras cosas, del sueño, el hambre o la temperatura corporal) o la serotonina (regula el estado de ánimo).  Este síndrome se llama Trastorno Afectivo Estacional (TAE) y afecta a más mujeres que a hombres.

Productos naturales como la jalea real o el ginseng nos ayudarán a manetener la energía y la emoción más estables. Los multivitamínicos son muy útiles para sentir que no nos quedamos sin energía en esta época más exigente con nuestras obligaciones. Pero hay que tener en cuenta que la base de la estabilidad se encuentra en los buenos hábitos: descansar, comer bien y hacer ejercicio regularmente.

Suplementación para las alergias

Aunque las alergias se asocian con la primavera, en otoño muchas personas se ven afectadas por las hojas que se caen de los árboles o los niveles de humedad en el aire. Los antiinflamtorios naturales son muy efectivos: la quercitina, la vitamina C o el omega 3 son muy efectivos. Destacamos el reishi por su papel inmunomodulador.

Suplementación para la salud de pelo, piel y uñas

Al igual que los árboles pierden las hojas, a nosotros se nos cae más el pelo o sentimos que las uñas o la piel no están en su mejor momento. Es natural que esto ocurra, es el momento de “soltar” lo viejo y dar paso a nuevos comienzos y eso también se manifiesta en el organismo. Sin embargo, si sientes que necesitas reforzar este es uno de los suplementos naturales más efectivos. La levadura de cerveza  es también muy efectiva para devolver la fuerza a las faneras (piel, pelo y uñas).

Productos relacionados

Taller con Síliva Riolobos:  Desayunos medicinales para el cambio de estación

Fórmula pelo, piel y uñas

Reishi

Ginseng

Cápsulas sistema inmune

Curso: desayunos medicinales

Vitamina C 1gr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *