Remedios naturales para las picadas

Categoría:

En verano disfrutamos de más tiempo al aire libre. Y aunque estar en contacto con la naturaleza sólo puede traernos beneficios, es cierto que también estamos más expuestos a las picadas de insectos y otros animales.  Esta semana queremos darte algunos consejos para tratar las picaduras más comunes y también para prevenirlas.

Picaduras de insecto (remedios generales)

Arcilla: es el remedio más común y efectivo para todo tipo de picadas  de insectos. Aplicar un emplaste de arcilla sobre la zona afectada y dejar secar.

Perejil: Machacar hojas frescas de perejil y aplicarlas directamente sobre la picada. Calma el dolor y reduce la inflamación

Picaduras de mosquito

Es la más habitual y molesta, sobretodo porque podemos sufrir varias a la vez. Estamos muy acostumbrados a que nos piquen los mosquitos, pero conocemos muy poco sobre ellos. Estos son algunos de los datos más curiosos sobre los mosquitos:

  • Tienen muy mala visión, perciben los objetos y el espacio por medio del calor. De esa manera pueden ubicar la sangre que está más cerca de la piel.
  • El dióxido de carbono que exhalamos atrae a los mosquitos, por eso muchas veces rondan por la cabeza y la cara.
  • Sólo pican las hembras, los mosquito macho se alimentan del néctar de las plantas.
  • Al picarnos, los mosquitos liberan una sustancia anticoagulante para poder absorber mejor la sangre. Esa sustancia es la que nos provoca picor y sensación de ardor.

Existen varios remedios, seguro que alguno tienes a mano:

  1. Poner una rodaja fina de cebolla sobre la picadura
  2. Aplicar el remedio del perejil o de la arcilla
  3. Aplicar un algodón empapado de amoníaco

Picaduras de abeja

Cuando las abejas pican introducen en la piel el aguijón y con él un saquito con veneno ácido.

1. Es importante no apretar la picadura para que no se rompa el saquito, por el contrario, hay que intentar sacarlo con ayuda de una aguja o si está muy adherido, se puede usar una tarjeta de crédito o similar raspando suavemente con ella hacia fuera. Se desaconseja el uso de pinzas o de los dedos.

2. Una vez el aguijón y el saquito estén fuera, aplicar una compresa empapada en agua con bicarbonato, ya que es una sustancia alcalina que contrarresta la acidez del veneno de la abeja.

Si la saquito se ha roto y el veneno ha entrado en contacto con la piel, aplicar un emplaste de arcilla.

Picaduras de avispa

Al contrario que la abeja, la avispa no muere al picar y su veneno es de naturaleza alcalina. Para tratar su picadura:

  1. Extraer el aguijón con cuidado.
  2. Aplicar una compresa empapada en agua con vinagre al 50%.

Picaduras de animales marinos: medusas

Los tentáculos de las medusas contienen un veneno que se libera en contacto con la piel humana. La sensación general es de ardor, provocando ronchas y erupciones en la piel. En picaduras más severas pueden presentarse calambres, vómitos, problemas respiratorias y en ocasiones shock anafiláctico.

Para tratar las picaduras de medusa:

  1. Quitar los posibles restos de tentáculos con pinzas o raspando con ayuda de una tarjeta de crédito. Usar siempre con unos guantes de goma gruesos, ya que en ocasiones el veneno pueden perforar los guantes quirúrgicos.
  2. Según el tipo de medusa se recomienda un tratamiento u otro. Por eso, si es posible, es mejor acudir al punto de socorro de la playa o a un centro sanitario. En el mediterráneo solemos encontrar un tipo de medusa rosácea y pequeña cuya picada se trata bien con vinagre. Otros remedios populares para las picaduras de medusa son: bicarbonato, sal y sulfato de magnesio.
  3. Una vez aplicado el tratamiento, limpiar la piel con agua salada o suero fisiológico. Evitar el agua dulce porque activaría el veneno.
  4. Se puede hacer un emplaste con arcilla y agua salada o suero fisiológico y si hay mucha sensación de ardor e inflamación aplicar hielo pero evitando que el agua dulce entre en contacto con la piel.

Remedios para ahuyentar los insectos

El aroma de algunas esencias mantienen lejos los insectos. Los aceites esenciales más efectivos son el de cintronela, geranio, lavanda, clavo, ajo y albahaca.

Receta de repelente natural: en una botellita de 100 ml añadir la base del repelente, que puede ser aceite de almendras dulces, de sésamo o incluso de oliva. Añadir aceites esenciales en la siguiente proporción: 10 gotas de esencia de geranio, 10 gotas de aceite esencial de albahaca y 20 gotas de citronela. Extender la mezcla por los brazos, las piernas y, en general, por todas las zonas que queden al aire. Una buena idea es guardar la solución en una botellita con espray para rociar la piel más fácilmente, sobretodo para los niños.

También podemos preparar ambientadores naturales que ahuyentan los insectos de forma muy efectiva. Si preparas el repelente anterior, añade unas gotas de la mezcla de aceites esenciales a un quemador de esencias.

Uno de los remedios más populares es clavar unos cuantos clavos (la especia) en un limón partido por la mitad.

Una solución decorativa y muy aromática es tener plantas de albahaca por la casa o en la terraza.

Si conoces algún otro remedio para las picadas ¡cuéntanoslo!

Estos remedios han sido extraídos del libro Tratamientos Naturales Al Alcance De Todos de Olga Cuevas Fernández y Lucía Redondo Cuevas. Puedes comprarlo en nuestra tienda online o visitar nuestra sección de librería saludable en la C/ Valencia 186 (Barcelona).

Librería online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *