Celebrando el Día Internacional del Yoga: ¿Qué comen los yoguis?

Categoría:

Hoy es el Día Internacional del Yoga, el día perfecto para preguntarnos qué comen los yoguis. Desde mi experiencia, la práctica de yoga va transformándote poco a poco, no sólo te hace más fuerte y flexible por fuera, sino que te impregna con esas mismas cualidades por dentro. Una de las cosas que suelen ocurrir, es que los gustos por ciertos alimentos cambian completamente. Muchos estudiantes de yoga me han comentado que ya no les apetece comer tanta carne o no tienen la necesidad de tomar alimentos procesados o poco saludables ¡Al menos no tan a menudo como antes! Esto es simplemente una consecuencia de los cambios que se han producido a nivel interno. Muchas veces usamos los alimentos para saciar un hambre que poco tiene que ver con las necesidades del cuerpo físico y mucho con una demanda emocional que no sabemos como solventar.  El yoga nos equilibra y nos permite fluir en el ir y venir de la vida, cuando afrontamos las situaciones desde ese punto, no necesitamos ningún “alimento-parche” y recuperamos el gusto por una alimentación limpia y vitalizante, que es la más afín a nuestra naturaleza.

La relación alimento-emoción es bidireccional

Según el tipo de alimentación que llevemos cultivaremos un estado interno u otro y según nuestra naturaleza interna desearemos comer una cosa u otra. Para entender un poco mejor esto, tenemos que conocer las gunas. Simplificando mucho, podríamos definir las gunas como las 3 cualidades (tamas, rajas y sattva) que impregnan todo lo que existe a nuestro alrededor y también en nuestro interior. Somos una mezcla de esas tres cualidades y nos relacionamos con el mundo a través de ellas.

  • La naturaleza tamásica se caracteriza por la lentitud, la pesadez, el bloqueo, la pereza, la confusión o la apatía. Sin embargo, tamas no debe entenderse como una cualidad negativa, tamas te permite también calmarte, relajarte o descansar y dormir por las noches.
  • Rajas se caracteriza por el movimiento,la excitación, la impaciencia, el estrés, la rabia… De la misma manera, necesitamos rajas para levantarnos de la cama por la mañana y realizar nuestras tareas diarias con energía.
  • Sattva se caracteria por calma y la claridad mental, la paciencia, la voluntad, la alegría y la tranquilidad. Podríamos pensar que con sattva ya tenemos todo lo necesario para vivir de forma plena y, aunque es la guna que más debería predominar en nosotros, debemos también aportar pequeñas dosis de tamas y rajas en momentos concretos.

Las gunas en los alimentos

Los yoguis están muy atentos a la energía que le aportan los alimentos, a través de la dieta podemos modular nuestro estado interno. Ahora que ya conocemos un poco mejor las gunas, es más fácil entender cómo aplicarlas a nuestra alimentación diaria.

  • Alimentos rajásicos: según la tradición del yoga, los productos cárnicos y sus derivados tienen naturaleza rajásica. También los estimulantes como el café o el té, la sal y las especias fuertes, el azúcar y las harinas refinadas, el exceso de combinaciones en el plato o comer con prisa y con demasiados estímulos externos produce también rajas.
  • Alimentos tamásicos: todos los productos procesados y desvitalizados tienen naturaleza tamásica, ya que están faltos de energía vital. Según la tradición, la carne grasa es tamásica, también lo son las frutas y las verduras demasiado verdes o demasiado maduras, el ajo y la cebolla crudos o la comida recalentada. Tiene igualmente un efecto tamásico el comer demasiado, la sensación de pesadez y embotamiento después de una comida copiosa.
  • Alimentos sattvicos: los cereales integrales, las legumbres, las frutas y verduras frescas, los lácteos y sus derivados, los frutos secos y las semillas y la moderación y la presencia a la hora de comer despiertan la energía pura y equilibrada de sattva.

Basando tu dieta en los alimentos sattvicos y complementándola con algunos alimentos tamásicos o rajásicos de vez en cuando obtendrás el puzzle de tu dieta personal y adecuada. Si además te animas a practicar yoga de forma habitual, encontrando el estilo y la escuela que mejor se adapte a tus necesidades, estoy segura de que podrás sentirte un poco más equilibrado y contento. ¡Feliz Día Internacional del Yoga!

La autora

Raquel Ollero Mora

Profesora de yoga y creadora del blog Comida que Cura

¡Haz la compra ahora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *