Salud de la mujer: conectar con el ciclo menstrual

Categoría: , , ,

Cada ciclo lunar aproximadamente (de 25 a 32 días) el cuerpo de la mujer en edad fértil se prepara para albergar vida en su interior siendo este proceso enfocado, como un proceso meramente fisiológico e independiente a la voluntad de cada mujer. El enfoque raramente es holístico, haciendo referencia casi siempre al sangrado únicamente y no a todo el ciclo menstrual.

El ciclo menstrual se ve alterado en numerosas ocasiones por el estado emocional de la mujer, por el stress, las preocupaciones y éstas a menudo se agravan según el momento del ciclo en el que se encuentre la mujer. Es muy importante para comprender  y  tratar las alteraciones menstruales, no solo tener en cuenta las posibles causas fisiológicas, sino también, conocer cómo cada mujer vive su ciclo menstrual, que en numerosas ocasiones es de manera conflictiva y dolorosa.
Muchas mujeres desean incluso  no tenerla, la consideran un estorbo debido a que la menstruación les altera a nivel físico y emocional, tienen la sensación de que esos días “no funcionan”. Incluso llegan a ocultar las molestias y malestares por miedo a que los demás las consideren débiles. En una sociedad orientada hacia lo masculino, la menstruación pasó de ser considerada algo sagrado a convertirse en  algo sucio, molesto y debilitador.

En la actualidad esta visión afortunadamente está cambiando, pero todavía falta mucho camino por recorrer. Puede verse reflejado en la publicidad de productos de “higiene“ femenina, que distan mucho de considerar la menstruación como una virtud, sino más bien como algo molesto, debilitador, sucio, maloliente y que es mejor ocultar. Todo esto  influye en la manera que cada mujer tiene de vivir su ciclo y lo condiciona física y emocionalmente.

Tomar conciencia de nuestro ciclo menstrual y transformarlo en un proceso creativo y no destructivo, que nos permite conocernos mejor, es tan importante como cuidar nuestra alimentación y llevar unos hábitos de vida saludable.

Por otro lado  una  alimentación equilibrada rica en alimentos antioxidantes, alcalinizantes, remineralizantes, depurativos, en ácidos grasos esenciales (O3 Y O6), es esencial para mejorar las molestias premenstruales y  regular el ciclo menstrual.
Una buena hidratación y una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, aceites vegetales ricos en omegas 3 y 6, el pescado(siempre azul y de pequeño tamaño)…es lo recomendado.
Por el contrario la bollería industrial, los fritos, las grasas hidrogenadas, los alimentos refinados, la cafeína, los azucares…son alimentos desaconsejados, por ser acidificantes y promotores de la inflamación.

Una alimentación equilibrada y el ejercicio físico son clave para la salud de aparato reproductor femenino

El ejercicio físico es un buen aliado para mejorar también la salud de nuestro aparato reproductor.
Existen ejercicios de yoga específicos para mejorar las molestias menstruales que trabajan con la zona pélvica, perineal, abdominal y lumbar. Tienen como objetivo, destensar y tonificar la musculatura de la zona, mejorando su irrigación y bajando la inflamación. Con este tipo de ejercicios los dolores menstruales mejoran y  la mujer toma  una mayor conciencia del estado de su musculatura de la zona pélvica. Además el yoga y la relajación contribuyen al bienestar emocional y el control del estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *