Rituales de cuidado según el tipo de piel

Categoría:

El ritual de cuidado que debemos llevar a cabo a diario será diferente según el tipo de piel que tengamos en el rostro. Es importante conocer las características de cada tipo y saber identificar la nuestra. Una vez sepamos qué tipo de piel tenemos, podremos elegir los productos adecuados y específicos, y cómo debemos limpiar y cuidar nuestro rostro.

Hay cuatro tipos básicos de piel sana: normal, seca, grasa y mixta. El tipo de piel nos viene dado por nuestra genética pero hay factores externos e internos que afectar y pueden variar considerablemente su estado.

Piel normal

A pesar de que sea la piel ‘normal’, es la menos común. Somo muy afortunadas si este es nuestro tipo de piel ya que sólo necesitaremos los cuidados básicos para mantener la hidratación normal de la piel, que se caracteriza por ser resistente y flexible. Lo mejor es elegir productos de texturas fluidas para no engrasarla demasiado.

  1. Limpiar el rostro 2 veces al día (mañana y noche) con una espuma o gel limpiador sin jabón
  2. Puedes usar a continuación un tónico sin alcohol
  3. Utiliza por las mañanas una crema hidratante fluida y contorno de ojos
  4. Una vez a la semana es muy recomendable aplicarse una mascarilla hidratante

Piel seca

La piel seca es fina y suave pero con los años se vuelve áspera, ya que las glándulas sebáceas tienen menos actividad. No debemos exponernos mucho al sol, al frío y al viento para evitar la proliferación de arrugas finas.

  1. Aplicar crema hidratante y antiarrugas de día por la mañana
  2. Por la noche, limpiar y desmaquillar el rostro con crema limpiadora
  3. Utilizar una crema nutritiva y antiarrugas (sobre todo a partir de los 38-40 años) antes de acostarnos para que la piel se hidrate mientras dormimos
  4. Una vez por semana, aplicar una mascarilla nutritiva e hidratante
  5. Espaciar las exfoliaciones cada 2 semanas

Piel mixta

Este es el tipo de piel más común: un poco más gruesa que presenta zonas algo grasas y con brillos en frente, nariz y mentón, pero con piel más seca en el resto del rostro.

  1. Aplica 2 veces al día (mañana y noche) un gel equilibrante para limpiar tu rostro
  2. Puedes usar a continuación un tónico sin alcohol específico sin alcohol
  3. Debes elegir una crema hidratante y aplicar por la mañana junto con un contorno de ojos
  4. Es aconsejable realizar una exfoliación y aplicarse una mascarilla equilibrante 1 vez por semana
  5. Espaciar las exfoliaciones cada 2 semanas

Piel grasa

Esta piel tiene un exceso de grasa debido a que las glándulas sebáceas tienen mayor actividad. La parte positiva es que no es propensa a la aparición de arrugas pero, por el contrario, podemos tener un tono de piel apagado y con brillos.
A la hora de escoger nuestra crema hidratante, podemos decantarnos por una que incluya aceites naturales reguladores de la secreción de grasa, como por ejemplo el aceite de yoyoba y el de avellanas.

  1. Aplica 2 veces al día (mañana y noche) un gel equilibrante para limpiar tu rostro
  2. Para desmaquillarnos utilizaremos un tónico sin alcohol específico sin alcohol
  3. La crema hidratante debe ser reguladora
  4. Aplicaremos cada día contorno de ojos
  5. Podemos llevar a cada una exfoliación 2 veces por semana
  6. Las mascarillas de arcilla son muy recomendables ya que ayudan a regular el exceso de grasa. Podemos aplicar 1 o 2 veces por semana

TAGS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *